proceso-fabricacion

Proceso Primario
El blend o mezcla del tabaco es tratado durante el proceso primario de fabricación con la correcta cantidad de vapor y agua para hacerlo elástico y flexible y luego cortarlo en la forma en que se utiliza en los cigarrillos. Es muy importante en esta fase la humedad del tabaco, si está muy seco, las hojas de desbaratan y se hace polvo, si está muy húmedo se echará a perder en el almacenamiento.

Proceso Secundario
La fabricación de cigarrillos hoy en día en un proceso casi en su totalidad automatizado. Las hebras de tabaco, el papel de cigarrillos y los filtros alimentan continuamente las máquinas de cigarrillos, en el denominado proceso secundario. A lo largo de toda la línea de producción se miden varios parámetros del cigarrillo con el objetivo de garantizar su máxima calidad, algunas de estas son: peso, circunferencia, caída de presión, ventilación, firmeza, permeabilidad del papel, humedad y pérdida por las puntas.

Luego el proceso continúa en las máquinas empaquetadoras donde se colocan en los paquetes indicados, los envuelven en film protector y los agrupan en cartones y cajas. En esta parte se van realizando controles adicionales para asegurar que los cigarrillos estén adecuadamente protegidos. También, se mide el sellado de paquete para asegurar que se mantenga el adecuado contenido de humedad de los cigarrillos. La evaluación de atributos del cartón, paquete y cigarrillos asegura que el consumidor recibe un producto que cumple con los estándares de calidad desde el punto de vista visual.

El contenido de alquitrán, nicotina y monóxido de carbono en el humo de cigarrillo es medido en una máquina de fumar, según regulaciones de la Organización Internacional de Normalización (ISO, por sus siglas en inglés) y velando porque cumplan con lo especificado para el producto y con las regulaciones existentes en cada mercado.