• Operando con responsabilidad. Protección al consumidor
  • 1

La responsabilidad social corporativa continúa siendo de gran importancia y preocupación en el mundo actual, sobre todo en el sector tabacalero. Se le conoce como: responsabilidad social, ciudadanía corporativa, desarrollo sustentable o ética corporativa, por solo mencionar algunas.

Actualmente, y no es secreto para nadie, el tabaquismo es considerado un problema grave de salud pública por la dependencia química que provoca.

Nuestra Isla es país productor de tabaco y cigarrillos, con arraigo del hábito cotidiano, cultural y político, que hacen del cubano, sin distinción de sexo, edad, creencias o nivel educacional, un pueblo de fumadores. No obstante, en Cuba existe un total conocimiento de la importancia del tema, y se dispone de un Programa de Prevención y Control concebido con carácter nacional, sistemático, integral, interdisciplinario e intersectorial.

BRASCUBA, consciente de que el cigarrillo es un producto polémico, adictivo y dañino, respalda las restricciones de su venta a menores de 18 años, y su consumo en lugares públicos, transportes masivos, centros e instituciones educacionales, de salud e instalaciones deportivas. Estas y otras medidas evidencian el compromiso empresarial, y el apego a la política del Ministerio de Salud Pública de Cuba y a los estándares internacionales en materia de producción, comercialización y distribución del producto.

Nuestra fábrica mantiene un marcado compromiso con la sociedad y la comunidad en la que está enclavada. Busca implicarse y apoyar espacios y eventos que en aras de contrarrestar las características negativas del producto que producimos. Apoya campañas públicas de género, como la lucha contra la violencia a la mujer; eventos musicales, como el Festival del Tambor; citas cinematográficas, como el Festival de Cine Latinoamericano. Colabora con la comunidad y sus espacios más vulnerables y sensibles como la casa de niños sin amparo filial o el asilo de ancianos.